INICIO
Astillero Río Santiago (ARS). Empleo/Valor

Al analizar la relación entre el Empleo y el Valor de las construcciones realizadas, observamos dos caras de una misma moneda.

Por un lado, nos muestra una industria que es gran generadora de empleo, tanto en sus terminales (astilleros argentinos) como en sus actividades concurrentes (servicios y navalpartistas). Pero, por otro lado, si esta relación es exageradamente alta, sobre todo al compararla con la de otros casos similares, nos da un indicio de que puede haber ineficiencias productivas.

Esto último no sería sustentable en el tiempo del punto de vista competitivo a no ser que los salarios fuesen extremadamente bajos o que se aceptase trabajar con grandes pérdidas operativas tapadas por aun más grandes subsidios. Este último es justamente el caso del ARS, especialmente desde su provincialización en 1993.

 

Esta relación puede analizarse respecto del Empleo Total o del Empleo Directo (el relacionado con la producción técnicamente necesaria para lo realmente construido).

En el primer caso, la relación Empleo Total / Valor construido nos da una medida de la productividad estructural del astillero; y el segundo, Empleo Directo / Valor, nos da una indicación de su productividad intrínseca, que se mantuvo relativamente estable en el orden de los 40 Empleos directos / MMusd de barco nuevo.

En condiciones normales, ambas relaciones deberían mantenerse parejas; cuanto más bajas y cerca estén, habrá mejor productividad total.

En el caso del ARS, estas relaciones se distanciaron mucho en dos ocasiones.

Entre 1958 y 1975, gran parte de la dotación no aportaba valor a las construcciones navales nuevas ya que una parte significativa se dedicaba a construir la nueva infraestructura del astillero, o trabajaba en reparaciones u otros sectores de una planta verticalmente integrada que fabricaba motores marinos, hélices y partes de barcos también para otros astilleros. Además había una gran cantidad de aprendices y personal en formación. En esta época el Empleo total/MMusd producido tuvo un valor medio superior a 150, duplicándose respecto del estándar aceptable para la época.

A partir de 1993, se terminaron de cerrar las pocas actividades de integración vertical que quedaban ya que el mercado desapareció y muchos de los recursos físicos del astillero pasaron a la nueva zona franca vecina. Además, la demanda de barcos y otras producciones del astillero se redujo a niveles mínimos.

Sin embargo y contra toda lógica empresarial industrial, a pesar de la alarmante reducción de trabajo, la dotación se incrementó irresponsablemente.

Este crecimiento de la dotación, impulsado por razones de la demagogia política bonaerense, triplicó los empleos incrementándose especialmente aquellos sin relación directa con la producción.

Así esta relación se disparó a niveles insólitos para cualquier parámetro internacional: 300 Empleos Totales/MMusd

Esto nos indica que el ARS, según esta medición, es quince a veinte veces menos eficiente que otros astilleros normales en la región.

 

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución – No Comercial – Sin Obra Derivada 4.0 Internacional. Industria Naval